La TP-Link NC450 destaca por varias características concretas centradas en su movilidad.

Como cualquier cámara de seguridad que se precie, la de TP-Link no cuenta con ángulos muertos. A pesar de que su objetivo no capta más de 75 grados de visión, su cuerpo motorizado permite encuadrar los 360 grados de una sala en horizontal. Por tanto, es la opción perfecta para colocar en medio de una sala o en un lugar amplio para cubrir bastante superficie.

Además de ello, cuenta con otro eje motorizado que le permite moverse en vertical. En este caso el sensor recorre 150 grados. Pero, sumado a los 75 grados que es capaz de captar su objetivo, cubre todo el espacio que se presenta ante esta cámara, desde la posición que sea, y en cualquier ángulo. Siempre y cuando la cámara esté encuadrando ese lugar, claro.

De esta manera la cámara NC450 puede suplir el trabajo de varia cámaras fijas colocadas en un mismo entorno. Nada pasa ante ella de forma desapercibida. Además, no importa que se de día o de noche. Cuenta con visión nocturna gracias a sus LED de 850 nm de brillo. O lo que es lo mismo, a su modo de visión nocturno. Al activarlo, la cámara muestra imágenes en blanco y negro,  pero de forma nítida bajo cualquier nivel de luminosidad. Es capaz de captar objetos y movimiento hasta a 8 metros de distancia gracias a esta característica. Por tanto, es una cámara efectiva aunque la luz esté apagada.

Otro punto interesante de esta cámara TP-Link es el de su conectividad. Y es que permite portarla a casi cualquier lugar gracias a su antena WiFi. Transmite por la banda 2,4 GHz sobre el estándar 802.11n, con lo que sigue velocidades máximas de hasta 300 Mbps. Algo que logra una transmisión prácticamente en vivo y en directo, con una latencia de poco más de un segundo y de forma fluida. Siempre y cuando se cuente con una buena red WiFi, claro está.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *