Es normal experimentar nervios, falta de experiencia o ansiedad las primeras veces que se está al volante, debido a que son demasiados los factores a tener en cuenta: semáforos, peatones, vehículos, velocidades mínimas y máximas; pueden ser un verdadero desafío para conductores inexpertos. Si ya aprobaste el examen de conducir y aún no te animas a salir en tu coche, te recomendamos seguir leyendo este artículo:

1) Cumplir las normas establecidas

Para ganar confianza al conducir es imprescindible acatar todas las normas viales, ya que respetar las velocidades máximas garantiza que se tenga el suficiente tiempo para frenar y reaccionar de manera adecuada ante cualquier imprevisto. Además, es necesario que el conductor y los pasajeros usen los cinturones de seguridad durante todo el recorrido. No olvides que para circular por la vía pública es obligatorio contar con un seguro de autos al día.

2) Mantener la concentración

Está estrictamente prohibido el uso del teléfono móvil al conducir; según las aseguradoras el 23% de los accidentes automovilísticos ocurren por esta causa. Por eso, se debe evitar el uso de dispositivos que puedan generar dispersión, ya que el conductor debe permanecer atento al trayecto. Si es necesario utilizar el GPS del smartphone, se debería programar el mismo antes de salir, indicando el punto de destino. De este modo, además de suprimir una fuente de distracción, se logra anticipar las maniobras a realizar en la ciudad.

3) Adquirir una postura correcta

La correcta postura al manejar no sólo protege al conductor de posibles lesiones en caso de accidente, sino que también es esencial para mantener el control sobre el vehículo. La distancia correcta se mide del siguiente modo: las piernas tienen que estar levemente flexionadas al momento de tocar el embrague y el acelerador y las muñecas deben llegar a la parte superior del volante, mientras se conserva una leve flexión en los codos.

4) Mantener una distancia prudente

Las normas establecen que todo vehículo que circule detrás de otro tiene que respetar una distancia suficiente para reaccionar ante un imprevisto. Al mismo tiempo, debe poder detenerse sin colisionar en caso de una frenada brusca. Esta distancia dependerá del estado de la calzada, la visibilidad y el vehículo que se conduzca, entre otros factores. El promedio sobre calzada seca y en buen estado, para un vehículo de porte pequeño, es de un metro por cada 10 kilómetros por hora. Esta distancia se duplica cuando la calzada se encuentra mojada ya que disminuye el nivel de adherencia de los neumáticos.

5) Ser conductor designado

La mayoría de los conductores principiantes suelen ser personas jóvenes, por lo cual una de las principales causas de siniestros viales es el consumo de alcohol. Su ingesta reduce la capacidad de reacción, otorga un falso sentimiento de seguridad, causa somnolencia, mareos y falta de coordinación. Por eso, quienes conducen deben comprometerse a no beber, o de lo contrario dejar el vehículo en casa. Por otro lado, si se está bajo tratamiento médico, también es importante corroborar que los medicamentos recetados no causen somnolencia, ya que también pueden ser factores de riesgo al volante.

6) Elegir horarios y sitios tranquilos

Un modo sencillo de ganar confianza mientras se transita por la ciudad, es elegir las horas y sectores menos congestionados, aunque de esta manera se tarde más en llegar a destino. Viajando en una ruta más tranquila el conductor se sentirá más seguro y avanzará con mayor determinación.

Esperamos que estos consejos hayan sido útiles para tus primeros kilómetros al volante; no olvides poner en práctica estos tips el mayor número de veces posible. Con paciencia y práctica podrás adquirir la destreza necesaria en tan solo algunas semanas. ¡Mucha suerte!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *